Amiga mía

La conozco de cada tarde

atravesada en mi

costado,

era ella la flor que

siempre me esperaba

radiante frente a mi

cama.

Era ella aquella niña

dulce la que me velaba

por las noches.

Cómo podré

agradecérselo si tan solo

su voz es un

regalo,

 y sus palabras el lazo

tan solo digo su nombre

cuando ella está cerca

tan solo grito al mundo

cuando una lágrima se le

sale,

y un recuerdo

entra.

Anuncios

~ por reptilinius en 27 de mayo de 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: